FaceBook  Twitter  

Por amor a Sión no callaré, por amor de Jerusalén no descansaré, dice el Señor. (Is 62,1)

Por ti tampoco calla el Señor, pues no para de pronunciar el bello poema de la Creación: ¿Acaso no entiendes las metáforas de la bóveda celeste: sus constelaciones, sus estrellas y planetas? ¿Acaso no ves la delicadeza de sus palabras: los ropajes con los que desfilan los animales del campo; el terciopelo que arropa a las flores? ¿Acaso no escuchas a Dios decir: ”aquí estoy, hijo mío” cuando contemplas el horizonte bañado en oro fundido al amanecer? ¿Por qué tanta belleza? ¿A qué se debe tanto derroche?

Dios no se cansa de buscarte, por eso dice por amor a Jerusalén no descansaré. Por eso Dios se lanzó del cielo a las mareas materiales del mundo para decirte que te ama, que no puede parar de pensar en ti, que no le importa nacer en un pesebre en Belén, en la pobreza absoluta, que ningún sacrificio hará cesar su amor por ti, ni si quiera la muerte en la cruz, que no le importa tener que destruir la misma Creación y crear un nuevo cielo y una nueva tierra si con eso puede lograr que vivas para siempre con Él.

Ya no te llamarán "abandonada", ni a tu tierra "devastada" (Is 62,4).

¿Aun piensas que estás abandonado? Si aún crees que estás abandonado, aún estando revestido de la Creación y aún estando el mismo Dios mendigando tu amor, mira dentro de ti, pues está impreso el amor de Dios en tu espíritu y nadie te lo puede quitar. Aunque te escondas en los abismos más profundos, aunque te sumerjas en las noches más densas, aunque te arrojes al vacío de la desesperanza, siempre te sujetará un hilo de diamante irrompible: el amor que Dios te tiene. Aunque el mundo se derrumbe, el amor de Dios permanece, porque nunca podrás caer más bajo que en las manos de Dios, porque Dios siempre caerá más bajo que tú para poder arroparte con su amor. Este es el misterio de la Navidad: que el corazón abandonado del hombre ya tiene a alguien quien le busca: Jesucristo, nuestro Señor.

  • Voluntariado en Lourdes
    Los seminaristas que hemos trabajado como voluntarios en el santuario de la Virgen de Lourdes el pasado verano os contamos nuestra experiencia.
  • Testimonio y canción de Adrián Castilla
    Aquí comparto una experiencia de la acción de Dios en mi vida, concretamente en la que ha obrado en mi debilidad. Espero que os ayude.
  • 2000 años de luz
    Uno de los grandes éxitos de "La Otra Mejilla", el grupo musical del Seminario