FaceBook  Twitter  

Comenzar el último mes del año litúrgico festejando a todos los santos, aquellos que participan ya de la gloria de Dios, y acabar el mismo celebrando a Jesús, el Cristo, rey supremo del universo, es uno de los mayores obsequios que la Iglesia nos puede regalar.

De igual manera en el mes de noviembre, el Señor nos concede conmemorar a todos los fieles difuntos, aquellos que nos precedieron con el signo de la fe y duermen ya el sueño de la paz. Por ellos ofrecemos nuestras vidas en reparación de sus pecados y damos gracias a Dios porque en nuestro camino de santidad, nos los regaló como baluartes que nos sostuvieron en la tierra y ahora lo hacen desde allí.

Podemos empezar preguntándonos ¿qué es ser santo?, ¿cómo podemos conseguirlo?: poniendo por ejemplo nuestra mirada en todos los santos de la Compañía de Jesús que celebramos el 5 de este mes, a los mártires del siglo XX en España recordados el día 6, o también a San Andrés apóstol festejado la última jornada de este mes. Creo que todos nos ofrecerían un denominador común como respuesta: es santo aquel que cumple la voluntad de Dios en su vida cotidiana, en lo pequeño, en lo que agrada al Señor.

Ante este mosaico de personas tocadas en lo más profundo de su ser por el amor redentor de Jesucristo, podemos reflexionar sobre la tensión de santidad en la que vivo mi vida diaria, sobre mi deseo recto de entregar mi vida por Cristo y de luchar por él sin temer las heridas; en definitiva, si correspondo generosamente al plan que Dios tiene conmigo.

Me gustaría acabar con un sincero agradecimiento a Dios y a su Iglesia por mostrarnos ese don que nos ofrece en la vida de los santos que celebramos durante este mes, y pedirle encarecidamente que encienda en nosotros el fuego de su amor, para que de forma generosa tendamos verdaderamente a la santidad y a través de ella todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de Dios.

  • Voluntariado en Lourdes
    Los seminaristas que hemos trabajado como voluntarios en el santuario de la Virgen de Lourdes el pasado verano os contamos nuestra experiencia.
  • Testimonio y canción de Adrián Castilla
    Aquí comparto una experiencia de la acción de Dios en mi vida, concretamente en la que ha obrado en mi debilidad. Espero que os ayude.
  • 2000 años de luz
    Uno de los grandes éxitos de "La Otra Mejilla", el grupo musical del Seminario